Cuando deseamos algo bueno, salen estos deseos recogen información y se van dirigidos a otra persona, muchas personas que no creen en la energía se contradicen al decir que esto malo que les sucede son designios de Dios, muchas formas que tenemos hoy en día ya no surgen el mismo efecto que antes, la bendición de la madre al hijo hoy en día no es tan poderosa porque no se sabe que es lo que se está deseando y diciendo.

Si no creemos en la energía no es que seamos malos, pero si estamos condenados al fracaso, en nuestros componentes de energía cuando decimos cosas que ni sabemos porque lo decimos esto se mezcla con los componentes de energía que tenemos dañados y es más perjudicial aun, nos es muy complicado que Dios nos conceda las cosas literales, él no es el genio de la lámpara ni tiene una fortuna para solucionar nuestros problemas.

Si no creemos en la energía no creemos en un gran Dios, él es energía pura, energía de las cosas buenas, Dios es bueno todo el tiempo y todo el tiempo bueno es Dios.

Dios es una fuerza de creación pero… ¿Dios está en todos por igual? El ser humano dependiendo de su grado de bondad o de maldad define su propio Dios, nosotros definimos quien es nuestro Dios, por el lado del bien y por el lado del mal existe un propio “Dios“ pero un Dios malo, es una fuerza de creación mala que oscurece a todo el componente vivo que quiera estar ahí, el mal mayor devora el mal menor, en cambio en el bien, Dios potencializa las cosas buenas del bueno, no lo destruye sino que lo potencializa.

Dependiendo del grado de evolución que el ser humano tenga define ese gran Dios, creamos formas para el bien o para el mal, si definimos la vida hacia el mal allá mismo iremos a parar, muchas de las cosas que decimos y la indiferencia que manejamos hace que alimentemos le mal en nosotros y nuestro entorno.

Cuando vamos por el camino del mal, la micropartícula divina se va reduciendo y se convierte en una oscura, el mal, este alimenta mi mente y mi alma y todo lo que nos rodea, ahí aparece un Dios, pero un Dios del mal, no un Dios del bien.

Cada ser humano tiene un Dios interior y este Dios interior no morirá jamás, hay que alimentar la micropartícula de Dios dentro de nosotros, si no la alimentamos de cosas buenas, esta ya queda como alimento para el mal y nos veremos muy perjudicados.

Para ser reconocido en el universo usted no necesita hacer miles de obras de caridad  ni regalar su dinero, necesita producir pensamientos buenos para el planeta, manténgase con un margen de limpieza energética, así usted no se envejece, cuando la energía se envejece se vuelve vieja acartonada y luego oscura, las células del cuerpo pierden luminosidad si usted no limpia su campo de energía, hay unos componentes de energía que son fotónicos, nuestros pensamientos alimentan el campo de energía, nuestro sistema lumínico tiene una gran cantidad de fotones que cada vez que usted hace el bien, piensa bien se iluminan.

El primer nivel de creación de formas es el pensamiento, usted decide si piensa mal o piensa bien pero todo tiene sus consecuencias, el definirse como un ser luminoso, no un ser de luz, no podemos ser seres de luz porque poseemos un cuerpo físico que debemos alimentar y ese alimento produce desechos, nuestros pensamientos, nuestras emociones, por eso no podemos ser seres de luz pero si ser seres humanos lumínicos, pero podemos ser guardianes de luz

Si queremos avanzar en todos los aspectos estamos bien encaminados, el problema es que buscamos a Dios cuando estamos en apuros y a la vez le exigimos, pero hacemos esto aún más mal, le exigimos, si no pasa nada lo odiamos y renegamos contra él, debemos tener humildad, esta se da cuando un humano tiene un grado superior, en cualquier aspecto, y respeta más a la persona que no tiene ese avance que él tiene, ese es el verdadero respeto y la verdadera humildad.

El verdadero respeto se da cuando una persona respeta a esa parte inferior del otro ser humano, la humildad no se vende, se adquiere y se refleja en los propios actos.

Conscientes del infinito AMOR A DIOS.
Esperamos de ustedes una aproximación mayor a ÉL.
Confío que esta información sea provechosa en la búsqueda de sus ideales basados en la evolución y respeto, solo así alcanzaremos una gran sensibilidad y un alto grado del desarrollo del SER.
BRISSA AVHALON

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here